Inteligencia Competitiva: la Era del Conocimiento

Inteligencia Competitiva: la Era del Conocimiento

La recopilación de datos comenzó en el mismo instante que el hombre inició el desarrollo de su inteligencia. En la medida de lo posible los fue estructurando, conservando y transmitiendo de tal manera que hiciera más fácil y segura su supervivencia. Desde entonces hasta hoy, la recogida de datos ha sufrido un crecimiento exponencial, sobre todo desde la llegada a nuestras vidas de Internet y de las nuevas tecnologías que la acompañaron.

Sin embargo, el verdadero valor de los datos no está en su recogida y almacenamiento, sino en el uso que hagamos de ellos y aquí es donde la Inteligencia Artificial ha venido a marcar un antes y un después en el manejo de la información que nos proporcionan.

La Inteligencia Competitiva es el proceso por el cual analizamos la información disponible sobre todo aquello que incide en el desarrollo de las organizaciones con el objetivo de hacerla más competitiva y, por tanto, con un índice mayor de éxito.

Desde que en 1963 se utilizara por primera vez el término “base de datos”, los aportes de la Inteligencia Artificial han cambiado nuestra manera de utilizar esos datos hasta convertirlos en una de las herramientas más potentes con las que contamos en la actualidad.

Analizar y usar la información recopilada sobre el entorno, los clientes, los proveedores, el sector al que pertenecemos y aquellos otros que nos afectan, y sobre los competidores, sus características y estrategias, sus recursos, planes, estrategias, servicios y productos, nos permitirán crear prácticas comerciales más efectivas y eficientes, al comprender el entorno y ser capaces de reconocer las oportunidades y los desafíos existentes.

Ventajas de la Inteligencia Competitiva
La primera, como eje central, es aprender de la competencia. Entender sus comportamientos comerciales, cuál fue la percepción y la respuesta de los consumidores ante sus ofertas de productos o servicios y de qué manera se vieron reflejados en la cuenta de resultados, facilitará el perfeccionamientos de las estrategias a diseñar, eliminando en gran medida el factor error. Esta constante retroalimentación de conocimiento entre las empresas aumenta la competitividad, al generar mejores soluciones que redundan en una mejora en la calidad de los productos y servicios que se ofertan.

Otra de las ventajas que aporta es la rápida identificación de los cambios en el mercado, lo que acelera la capacidad de adaptación permitiendo mantenerse a la vanguardia del sector al ser capaces de anticiparse a los retos del futuro.

La Inteligencia Competitiva permite detectar nichos de mercado con baja explotación y aprovechar las oportunidades de crecimiento en las áreas desatendidas por los competidores pero también facilita la creación de alianzas estratégicas si la mejor alternativa es aunar esfuerzos para ofrecer productos diferenciados que combinen lo mejor de cada empresa.

Recopilar y analizar los datos
Uno de los aspectos más importantes que se ha de tener en cuenta a la hora de recopilar los datos es que, para evitar sesgos en la información, es necesario trabajar con distintas fuentes. Implantar metodologías y sistemas de Inteligencia Competitiva en las organizaciones para sacar el mayor provecho de esta Era del Conocimiento puede suponer un esfuerzo en tiempo y recursos que no siempre están al alcance de todos. En este caso, como en otros muchos, contar con compañeros de viaje expertos en la materia puede ser la mejor estrategia de partida para acceder tecnologías y fuentes de información ya contrastadas que permitan el análisis riguroso que la Inteligencia Competitiva requiere. En ocasiones, para alcanzar los resultados esperados, es necesario aportar a la ecuación de los datos el pensamiento creativo que lleve desde la teoría a la aplicación práctica.

Otras noticias  relacionadas

Más allá de la nómina

Descubre el poder del salario emocional en el trabajo: Más allá de la remuneración económica.

La revolución de los espacios de trabajo

La transición de despachos a modelos flexibles como el hot desking, redefine la dinámica laboral. Este enfoque promueve la movilidad, colaboración

Amenazas y oportunidades. ¿En qué mundo competimos?

Michel Porter, con su modelo de Las cinco fuerzas, ofrece una visión integral de la competencia empresarial, analizando negociación, y rivalidades.

El juego de la negociación

En el mundo empresarial, la preparación, estrategia, comunicación y gestión del tiempo son cruciales para alcanzar el éxito en negociaciones.

Internacionalizar la empresa

La internacionalización es una estrategia esencial para todas las empresas, e implica una serie de etapas que brindan diversas ventajas.

Anticiparse al riesgo

La gestión de riesgos es esencial en un entorno empresarial cambiante, e implica adoptar estrategias ágiles como el ERM para alcanzar
¿TE AYUDAMOS?

Datos deContacto