Desarrollar innovación

La innovación solo es útil si se innova para generar valor para el cliente

Toda innovación debe partir de las expectativas, deseos y necesidades de los clientes con  la firme voluntad de aportar un valor real tangible o intangible. La actividad innovadora en las empresas adquiere diferentes perspectivas:

Innovación 360º: Entendida como un proceso que abarque todos los eslabones y actividades de la cadena de valor. Desde la implantación de procesos Lean, pasando por los tradicionales círculos de calidad de EFQM, hasta procesos fortuitos de mejora continua.

Innovación Frugal: Consiste en prescindir de todo aquello que no aporte valor para el cliente: simplificar productos, reducir costes de aprovisionamiento, utilizar materiales más baratos, trabajar en red para disminuir costes, flexibilizar, externalizar.

La función de la innovación se debe de incorporar a la actividad empresarial con la finalidad de ir generando una cultura innovadora, que genere un campo de cultivo para la innovación sistémica y contínua en el tiempo.

En HGBS utilizamos técnicas específicas para fomentar esta práctica y asesoramos, acompañamos y tutorizamos a nuestros clientes, en los procesos de reflexión necesarios para abordar con éxito este tipo de retos.