Post Image

Liderar requiere impulsar acciones en los momentos en los que lo fácil es hacer lo contrario 

1.Apreciar a otros cuando uno no está siendo apreciado.

2.Servir a otros cuando a uno le han decepcionado.

3.Perdonar cuando uno ha sido ofendido

(Normalmente no hace falta perdonar, hasta que a uno verdaderamente le es difícil dar el perdón)

4.Preocuparse y atender alguien cuando a esa persona no le importa.

En el ejercicio del Liderazgo los comportamientos propios de liderar, son en sí mismos la recompensa.

Hacer lo que tienes que hacer para que las cosas salgan es propio del líder. 

Utiliza los principios éticos que sabes que dan resultado y acertarás a largo plazo:

  • Prudencia: Visualiza a largo plazo las consecuencias de lo que va a hacer, y actúa en consecuencia.
  • Justicia: Da a cada uno lo que merece. Sin tapujos. La injusticia desmotiva y aleja a las personas.
  • Fortaleza: Mantente firme en las situaciones complejas. Ser pusilánime no hará más que aumentar tus problemas.
  • Templanza: Refrena tus instintos primarios, contén tus impulsos viscerales. Reflexiona porque vas a hacer lo que vas a hacer. Y actúa con mesura.

El liderazgo es un ejercicio de servicio hacia los demás. Cuando se comprende este paradigma. Cambia la forma en la que interactuamos con los demás y las cosas salen de manera natural.

Las personas siguen a quien por ellos apuestan, en quien en ellos confían. Las personas, en suma, devuelven cuando uno da. Las personas siguen a quien les cuida y a quien a la vez les exige. Siguen a quien les da, pero que también les pide justamente lo que corresponde. A quien confía y controla con rigor y sin complejos y quien es educado y solicita lo que corresponde de la manera adecuada. A quien es comprensivo y magnánimo y a la vez exigente y fuerte.

Auto examina tus comportamientos y evalúa cómo te comportas con tus colaboradores.

Ser un buen líder. Requiere de sacrificarse muchas veces por los demás, de constancia y coherencia. Y en ese proceso de a veces incluso “autodestrucción propia”, se eleva precisamente uno hacia el liderazgo. 

Feliz viernes!